Por cuatro esquinitas de nada…

No elegimos cómo venimos al mundo. No elegimos nuestro aspecto. Tampoco elegimos nuestro desarrollo o nuestra inteligencia. Pero sí podemos elegir cómo relacionarnos. Y el mundo también puede elegir cómo relacionarse con nosotros.

Os dejo que veáis este cuento . Hoy va con dedicatoria a todos aquellos que facilitan la vida, haciendo pequeñas las diferencias.

Continue reading “Por cuatro esquinitas de nada…”

Anuncios

¿Y qué es lo importante?

Hoy comienzo mi entrada con este cortometraje titulado “El vendedor de humo”:

El mundo que nos rodea parece que, en ocasiones, “exige” que aparentemos ser cosas que realmente no somos o no sentimos.

El mundo de “los debería” comienza a ser protagonista dentro la vida de muchas personas. Parte del sufrimiento de muchas personas viene de la mano de una idea recta e inflexible que no nos permite crecer con libertad.

Las exigencias a veces son materiales: “Debería tener un coche, una casa, mucha ropa, tecnología, etc”, pero cuando el vacío de tener mucho sin sentirse bien inunda el alma, estas exigencias pueden llegar a ser algo más dañinas: “Debería tener otro cuerpo, otra personalidad, otra cara, otras habilidades…o mejor, debería ser como el otro porque yo no me gusto”.

El deseo de aparentar creo que puede surgir cuando uno no está satisfecho con sus logros, con su persona, con su vida. Puede que a uno le enseñaran que le querrían más si era el mejor, o puede que las decepciones de la vida se hayan consolado con premios materiales. También se oyen cosas como “tanto tienes, tanto vales”…

Por mucho humo que queramos vender, por muchas adornos que usemos para camuflar lo que no nos gusta, al final no funciona. Puede venir una lluvia y dejarnos al descubierto, con mucho más malestar por ver expuesto aquello que quisimos ocultar.

Esto no es una entrada triste, esto no es un post criticando el capitalismo que crea necesidades innecesarias en la población. Esto es una reflexión que invita a pensar sobre la idea de ¿QUÉ ES LO IMPORTANTE?.

Cuanto más tiempo utilice una persona para crear una fantasía a partir del deseo y del anhelo de lo que no tiene, menos tiempo estará ofreciéndose a sí mismo para marcarse metas, objetivos y encontrar la manera que sentirse feliz por lo que tiene.

Por ello, hoy os invito a que no dejéis que nadie os venda humo, os invito a que sólo seáis vosotros quienes hagáis realidad vuestras fantasías. Sentid que ya tenéis todo lo que necesitáis para vivir, el resto es secundario. Y si no es así, buscad el modo de sentirlo, pedid ayuda, buscad el camino, pero siempre con el orgullo de ser capaz de intentarlo… Nunca aparentando que nada falta, cuando falta todo.

Logo