El reflejo del espejo

Hoy voy a intentar responder a la pregunta de la semana anterior: ¿Y que hay detrás del espejo?. No es una pregunta fácil, a veces me meto en camisas de once varas…

Fuente: www.lamenteesmaravillosa.com
Fuente: www .lamenteesmaravillosa. com

El aspecto físico y la visión que proyectamos de nosotros es algo presente desde que el hombre existe en la tierra. El gustar al otro, impresionar, captar la mirada y atraer a quien tenemos delante, es parte de nuestro instinto animal y de nuestro impulso inconsciente de necesitar ser aceptados en el mundo.

El problema surge de la evolución del concepto. Platón afirmó que el Ideal de Belleza venía definido, no sólo por lo que agrada y da placer al humano a través de los sentidos, sino también por aquello que es motivo de admiración y fascinación en cualquiera de sus formas. En la actualidad, ¿dónde queda ese Ideal?.

A lo largo de la historia y, en función de la cultura en la que nos encontremos, el canon de belleza cambia: fuertes, delgados, gordos, más blancos, más morenos, aspecto nórdico, exótico…No siempre ha gustado lo mismo, ni siempre gustará lo mismo.

Nuestro fenotipo viene determinado genéticamente. La expresión de quien somos y qué mostramos viene de fábrica. Si bien es cierto, podemos cultivar nuestros caracteres: belleza, personalidad, aptitudes…Pero, ¿qué pasa cuando no podemos ir más allá de lo que nos gustaría?

Fuente:www.hojeadasalmundo.com (Foto:Agencia Reforma)
Fuente: www. hojeadasalmundo.com (Foto:Agencia Reforma)

La imagen que reflejamos en el espejo marca una parte importante de nuestra identidad. Es importante no deformar este reflejo. Puede que el espejo muestre cosas que no nos gustan, pero nos da una información maravillosa y muy valiosa de nosotros mismos. El anhelo, la falta de aceptación de esa imagen, el reproche y los famosos complejos van más allá. Es muy probable que lo que veamos sean miedos, sentimientos de poca valía o baja estima, sintiéndonos pequeños en un mundo de gigantes.

No hay debate entre la dualidad del físico y la mente, porque en realidad forman parte del mismo reflejo. El espejo simplemente nos muestra lo que queremos y lo que no queremos ver. Lo complicado es manejar todo esto.

La fórmula para aceptar el reflejo dependerá de cada uno: aceptación incondicional, cirugía, apoyo terapéutico, resignación… Siempre intentamos compensar aquello en lo que nos sentimos carentes, y si no sabemos el camino adecuado, podemos llevarlo al extremo acabando dañados.

Fuente: www.entrenamientofisico.net
Fuente: www. entrenamientofisico. net

Si sientes que sólo vales por lo que muestras, si te sientes tan poco valeroso que crees que da igual lo que muestres, si piensas que el esfuerzo por tener hábitos saludables no merece la pena, o si te tiras horas delante de un espejo sin gustarte nada de lo que ves: cierra los ojos y piensa realmente qué rechazas de tu reflejo. Porque puede que no sea sólo tu imagen, sino la percepción que tienes de ella o de ti. No es un ejercicio fácil, puede que necesitéis tiempo o ayuda. Pero si lo conseguís, podréis liberaros del reflejo que os atrapa.

No sé si la culpa será del mundo que se ha excedido en el culto al cuerpo, no sé si el ideal ha cambiado, no sé si es cuestión de que miramos sin ver lo realmente importante. Pero lo que sí sé es que cada persona tiene una belleza propia, un reflejo único que no es comparable con ningún otro.

quierete

Recordad que lo que vemos, siempre depende de los ojos con los que se mira.

Logo

Anuncios

¿Y qué es lo importante?

Hoy comienzo mi entrada con este cortometraje titulado “El vendedor de humo”:

El mundo que nos rodea parece que, en ocasiones, “exige” que aparentemos ser cosas que realmente no somos o no sentimos.

El mundo de “los debería” comienza a ser protagonista dentro la vida de muchas personas. Parte del sufrimiento de muchas personas viene de la mano de una idea recta e inflexible que no nos permite crecer con libertad.

Las exigencias a veces son materiales: “Debería tener un coche, una casa, mucha ropa, tecnología, etc”, pero cuando el vacío de tener mucho sin sentirse bien inunda el alma, estas exigencias pueden llegar a ser algo más dañinas: “Debería tener otro cuerpo, otra personalidad, otra cara, otras habilidades…o mejor, debería ser como el otro porque yo no me gusto”.

El deseo de aparentar creo que puede surgir cuando uno no está satisfecho con sus logros, con su persona, con su vida. Puede que a uno le enseñaran que le querrían más si era el mejor, o puede que las decepciones de la vida se hayan consolado con premios materiales. También se oyen cosas como “tanto tienes, tanto vales”…

Por mucho humo que queramos vender, por muchas adornos que usemos para camuflar lo que no nos gusta, al final no funciona. Puede venir una lluvia y dejarnos al descubierto, con mucho más malestar por ver expuesto aquello que quisimos ocultar.

Esto no es una entrada triste, esto no es un post criticando el capitalismo que crea necesidades innecesarias en la población. Esto es una reflexión que invita a pensar sobre la idea de ¿QUÉ ES LO IMPORTANTE?.

Cuanto más tiempo utilice una persona para crear una fantasía a partir del deseo y del anhelo de lo que no tiene, menos tiempo estará ofreciéndose a sí mismo para marcarse metas, objetivos y encontrar la manera que sentirse feliz por lo que tiene.

Por ello, hoy os invito a que no dejéis que nadie os venda humo, os invito a que sólo seáis vosotros quienes hagáis realidad vuestras fantasías. Sentid que ya tenéis todo lo que necesitáis para vivir, el resto es secundario. Y si no es así, buscad el modo de sentirlo, pedid ayuda, buscad el camino, pero siempre con el orgullo de ser capaz de intentarlo… Nunca aparentando que nada falta, cuando falta todo.

Logo