“Múltiplemente Inteligentes”

Fantaseando con la inteligencia  Últimamente le he estado dando vueltas a la importancia que le damos a la inteligencia. Y no es para menos. Quizás porque interpretamos que, si somos inteligentes, tenemos la capacidad de pensar, solucionar problemas, ver cosas que otros no comprenden o razonamos de manera adecuada.

Durante años, por desgracia, también se ha utilizado este término; o  concretamente la carencia del mismo, como fórmula para desvirtuar las cualidades de una persona de manera peyorativa. El problema, es que nadie hace un test de inteligencia in situ para valorar las capacidades del otro, simplemente se basa en una medida tan subjetiva como el propio punto de vista. Y yo me pregunto, ¿eso es ser inteligente?

Hay muchos autores que han realizado grandes estudios y han elaborado teorías importantes sobre la inteligencia. Binet, Spearman, Thurstone, Galton, Sternberg, Gardner… (y todos los que obviamente me faltan). Han organizado la inteligencia jerárquicamente, han buscado una inteligencia superior y otras subordinadas, han estudiado las capacidades que configuran la inteligencia, han investigado sobre el peso de la herencia o la genética, la influencia del ambiente. Cada uno ha realizado a conciencia su  definición universal y aplicable a todos los seres humanos. Algo muy inteligente y práctico por su parte.

Quizás no todos somos iguales, quizás no todos tenemos la misma inteligencia o puede que todos seamos inteligentes y eso nos hace igualmente diferentes. Como siempre, esto simplemente es divagar.

Para escribir este post, me he inspirado en la figura de Howard Gardner, quien expuso en 1983 su teoría de las “Inteligencias Múltiples”. Este psicólogo, investigador y profesor de la Universidad de Harvard plantea que la inteligencia no se entiende como algo unitario, sino que sería el conjunto de múltiples inteligencias, cada una perteneciente a distintos campos y cada una parcialmente independiente del resto. No voy a extenderme sobre esto, hay muchos libros y páginas donde podréis consultar su teoría.

Lo más interesante de todo, creo que es la posibilidad de abrir una brecha a esa dotación que parecía inmutable. Gardner habla de inteligencia lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, corporal cinestésica, intrapersonal e interpersonal. En su último libro añadió la inteligencia espiritual, natural y existencial. Es decir, podemos ser inteligentes en muchas facetas de nuestra vida. Incluso puede, que aquel que  no llegue al aprobado en ese examen o test de inteligencia tan reglado, ya no sea alguien con una etiqueta tatuada y perenne, ¡puede que sea una persona tremendamente inteligente en la vida!, pero aún no se haya descubierto. Por eso, creo que no hay que tirar la toalla antes de tiempo. Vivimos muchos años, quizás para cultivar esa inteligencia aún no descubierta.

Con esto no desvirtúo ninguna prueba psicométrica empíricamente contrastada, ya que por mi profesión las conozco y he usado en casos necesarios, siendo de gran utilizad si son empleadas con cautela.

Puede que en un tiempo, podamos aumentar más ese listado. Cada día, cada paso, cada barrera, cada descubrimiento,  es un paso en la creación de una nueva inteligencia. Yo la llamaría “Inteligencia del camino de la vida”, por ejemplo. Pero mejor aún, cada uno podéis bautizar a la inteligencia con el nombre que creáis que es más adecuado. Sólo es cuestión de ser curioso y de descubrir e investigar en qué parte de la vida sois destacados y brillantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s